Hermandad de cofradias
De Peñaranda de Bracamonte
Inicio
Cofradias
Fotos
Videos
Premio poesía
Premio Fotografía
Contactar
Noticias
Actos litúrgicos 2017
Procesiones 2017
Enlaces favoritos
Calendario de la Semana Santa
La Semana Santa en el recuerdo
La despensa del cofrade
Devotos
Devotos

A Nuestra Sra. de la Esperanza

A nuestra Señora de la {Esperanza}
 
Este artículo, refleja la gran devoción que siempre he tenido por Nuestra Señora de la Esperanza y lo unido que siempre me he sentido a su cofradía, mi cofradía, en la que he participado de monaguillo, cofrade, costalero y hermano mayor y ahora la llevo siempre en mi corazón.
 
Un año mas he presenciado emocionado la procesión del Santo Entierro, en Peñaranda, en la que desfilan todas las cofradías y salen todos los pasos, recorriendo calles y plazas a ritmo de trompetas y tambores; encabezada como siempre, por un cofrade solitario vestido de negro, que golpea un gran bombo en secuencia de uno+tres golpes seguidos, anunciando dolor y muerte.
 
Por unos momentos mi memoria retrocedió años atrás y recordé, que cuando yo era chaval, el “bombo” siempre iba descalzo, arrastrando largas y pesadas cadenas de sus pies y sobre su cabeza una caperuza metálica en espiral que debía pesar no se cuantos kilos; él y las numerosas esclavas encorvadas, también arrastrando cadenas, con túnicas negras o moradas y coronas de espinas en la cabeza, son imágenes que tengo grabadas desde mi niñez
 
Tras el bombo siempre desfila la cofradía de Nuestra Señora de la Esperanza, de verde y negro; mi cofradía. Tras el paso de la Oración en el Huerto, camina la Virgen  con su grandeza,  presidiendo toda la procesión, siempre bella y elegante, engalanada con joyas y arropada con ese manto verde de oro. A su paso, no puedes dejar de mirarla y admirarla; su belleza te atrae y su tristeza te penetra, transmitiéndote su dolor. Y es en ese momento, cuando me siento identificado con la Semana Santa Peñarandina y cuando siento los muchos años en los que he estado unido a Ella, y es cuando se agolpan mis recuerdos:
 
Recuerdos de cuando de niño, portaba las insignias: la lanza, la esponja, la corona de espinas, etc.
 
 Recuerdos de cuando salía de monaguillo con mi amigo Guillermo Fiallegas, con túnica negra y blusón  blanco, que nos prestaban las monjas de las Carmelitas, recién lavado y planchado y que siempre devolvíamos con alguna mancha de cera, de los cirios de los faroles.
 
Recuerdos de  Francisco Ruipérez y Antonio Martín, que todos los años ayudábamos a Candido Muñoz a montar la carroza en su taller y que milagrosamente éramos capaces de armar, pues a priori parecía imposible.
 
Recuerdos de Pilar Frontera (q.e.d), que custodiaba las ánforas y las joyas de la Virgen y con que ilusión la engalanaba.
 
Recuerdos de  la corona de la Virgen, que iba sujeta con un tornillo y una mariposa y que siempre se aflojaba y la corona se movía para todos los lados.
 
Recuerdos con gran ilusión, cuando heredé de mis hermanos el traje de cofrade y pude salir por primera vez.
 
Recuerdos de los hermanos mayores, durante muchos años: Cándido Muñoz, Julio Muñoz y Florencio Briz.
 
Siempre he desconocido el entramado directivo de la Hermandad de Cofradías de Peñaranda, pero lo cierto es que sin nombramiento alguno, varios años salí con vara de Hermano Mayo y recuerdo a mi amigo Eleuterio Hernández que se hizo su propia vara, con una E de Esperanza  que él mismo diseño.
 
Recuerdos de  que un año no había suficientes costaleros y tuve que meterme debajo del paso; yo creo que ese año, la virgen hizo un nuevo milagro, al evitar que se me rompieran los huesos de la clavícula;  Dios, como cargaba la carroza, sobre todo al levantarla, tras cada parada!.
 
Recuerdos de Jose de La Torre (q.e.d.), siempre con un martillo de la mano, dirigiendo con seriedad e ímpetu el ritmo acompasado de los costaleros.
 
Recuerdos de  los militares de la Base Aérea de Matacán, que siempre desfilaban acompañando a la Virgen, la banda de trompetas delante, los soldados armados a los lados y detrás sus mandos junto con los de la Guardia Civil.
 
Recuerdos de las chicas guapísimas con velo y peineta y traje negro, que iban delante de la Virgen
 
Recuerdos de  que siempre a la altura del hoy Banco de Santander y del Bar Pepe parábamos a la Virgen, para que escuchase una “saeta”.
 
Recuerdos de . . .
 
Y tras varios años de ausencia de Peñaranda, he vuelto a reencontrarme con mis raíces y con Ella y ahora, aunque no participo en la cofradía, sin embargo puedo asegurar que el sentimiento de cofrade es algo que permanece en mi y que se renueva cada año al ver a Nuestra Señora de la Esperanza pasar cada Viernes Santo en su carroza, por las calles peñaranditas y es cuando la pido que nos transmita un poco del amor infinito que ella sintió y nos aleje del odio y el rencor y nos infunda esperanza y alegría de vivir.
 
Virgen de la Esperanza, en mi corazón siempre habrá un lugar verde y negro, para ti!
 
 
Peñaranda de Bracamonte, Semana Santa 2012
 
Manoplae

Inicio
Cofradias
Fotos
Videos
Premio poesía
Premio Fotografía
Contactar